Así fue el Taller de Creatividad y Visión Fotográfica en Barcelona, septiembre 2019

Los talleres de composición urbana en Barcelona son siempre muy estimulantes, tanto para los asistentes como para mí. En esta ocasión, comencé la colaboración con la Agrupación Fotográfica de Cataluña. Gracias a mi buen amigo Francesc que me lo propuso, ya que con esta colaboración podremos hacer muchas más actividades y con mayor calidad. Desde su sede, partimos con un grupo de fotógrafos entusiastas a ordenar el caos de una ciudad magnífica como Barcelona, llena de sol y gente amable y divertida. Estar rodeado de fotógrafos entusiastas con ganas de aprender a mirar diferente siempre es inspirador.

Para esta ocasión, y contando con el taller de retratos y flash de reportaje que haríamos por la tarde, decidí que mi equipo solo se compusiera de mi Fujifilm X-T2 únicamente acompaña del Fujinon 35mm f1.4 (campo de visión equivalente en paso universal: 52mm), el cual me permitió personalizar más y buscar sensaciones diferentes a lo que estoy acostumbrado con el 23mm (campo de visión equivalente en paso universal: 35mm)

Muchas veces se tiende a pensar que la diferencia entre fotografiar con un 50mm o un 35mm es un paso adelante o un paso atrás, esto no es del todo cierto. En mi caso, tengo la inercia de fotografiar a la misma distancia (casi) siempre, de modo que la diferencia entre las focales hace que la sensación de las fotografías que os muestro son de mucha más personalización, de dar menos contexto, de ser más espectador que protagonista. Reconozco que al principio me costó acertar al “mirar” ya que hacía tiempo que no salía a la calle con un 50mm. Mi visión tendía a buscar conexiones con los elementos que veía, algo que con un angular es mucho más sencillo. Pero estamos para exigirnos, y limitarse en fotografía es seguir creciendo.

La tarde estuvo dedicada al taller de retratos. Explicamos los detalles básicos y algunos trucos de uso para que el flash se convirtiera en nuestro aliado más que en un desconocido al que temer. Usarlo en exterior no es lo mismo que usar un flash de estudio, ya que hay que tener en cuenta más variables de luz. Sin embargo, y colocados por parejas, los asistentes hicieron un buen trabajo del que me siento muy orgulloso.