Así fue el Taller de Fotografía en Málaga. Junio 2021

Estoy muy contento. Siempre que visito con mis talleres una ciudad nueva es una alegría. Era la primera vez que hacía un taller fotográfico en Málaga y tenía muchas ganas de conocer sus calles y a los participantes del grupo que se apuntó. Todos fotógrafos entusiastas con muchas ganas y pasión por este bonito arte visual. Me acogieron fenomenal y yo intenté por todos los medios devolverles con gratitud un fin de semana divertido e instructivo en lo que a creatividad en cámara se refiere. ¡Así cómo no voy a sentirme feliz!

La dificultad del taller radicaba en que era la primera vez que visitaba Málaga. Cuando conoces bien una ciudad, sabes dónde tienes que ir para encontrar posibilidades fotográficas, sin embargo, y esto es algo que me encanta, dejarte llevar por la luz y por la intuición nunca me ha fallado. Las calles del centro de Málaga están repletas de vida, de rincones, de luz, de situaciones interesantes con las que poder trabajar. Es una ciudad distinta a otras que había visitado y eso hizo que mis ganas se multiplicasen.

Lo cierto es que estar acompañado de fotógrafos con tantas ganas y tan buena gente cómo los que tuve en el grupo me ayudó mucho a exprimirme al máximo. El sábado comenzamos con el sol regalándonos una luz dura y contrastada, pero poco a poco fue cayendo hasta encontrar una bonita luz dorada que nos pilló cerca del mar. Tras una pequeña parada técnica para retomar fuerzas y refrescarnos mientras seguíamos nuestras charlas fotográficas, la noche se apoderó del ambiente.

La noche de Málaga en verano tiene tantos estímulos que seleccionar la escena se convirtió en un reto. La iluminación no era demasiado intensa en las calles, por lo que también supuso un reto interesante. Poco a poco el cansancio se apoderaba del grupo y decidimos irnos a descansar tras seis intensas horas de fotografía.

El domingo nos regaló un día fantástico. Tras una primera hora en la que practicamos el revelado y hablamos de la edición fotográfica, regresamos a las calles de Málaga para aprovechar la luz matutina y el ritmo que nunca parece cesar.

Descubrí rincones fantásticos de una ciudad con un ambiente especial. Siempre que visito una nueva ciudad me quedo con ganas de mucho más, porque sé que lo tiene y será más que interesante explorarla de nuevo en nuevos talleres. Recorriendo nuevos rincones y zonas de Málaga, una ciudad a la que sin duda regresaré más adelante.

Todas las fotografias fueron tomadas con una Fujifilm X-T3 junto a una Fujinon XF 23mm f2 WR.

Si quieres venir a los próximos talleres, echa un vistazo al calendario de Talleres en la web y reserva tu plaza.

Publicado por Rober Tomás

Fotógrafo y formador de Zaragoza.