Así fue el Taller de Inmersión en la Fotografía de Calle en Zaragoza. Julio 2020

Una vez más Zaragoza nos regala un día de fotografía espectacular. Da gusto pasear por las calles de la capital aragonesa y disfrutar de sus agradables rincones, calles y simpáticas personas que te vas encontrando en mi ciudad. Si además, llevas la cámara en la mano desde por la mañana, la miras de un modo distinto, que es en lo que se basaba este taller: mirar la ciudad de un modo creativo y diferente. Convertir sus calles en el sueño de cada fotógrafo que compartió el día conmigo. Y para la fotografía más urbana, Zaragoza nunca defrauda.

Disfrutamos de un día con una luz intensa, desde por la mañana el sol de julio nos regaló contrastes y reflejos interesantes con los que trabajar. Sin embargo, no por disponer de tanta luz se convierte en una tarea más sencilla, todo lo contrario. Nos obligó a lucha contra su dureza y la supuesta complicación de fotografiar con tanto sol. Pero para eso estábamos, para descubrir cómo trabajar en esas circunstancias y asombrarnos de todo lo que podíamos hacer con ella.

Aprovechamos que no éramos un grupo muy grande para descubrir rincones a los que no suelo ir con otros grupos más numerosos, esos lugares más ocultos a los ojos de la mayoría, pero que siempre resultan especiales para quien busca algo distinto y dibujar con la luz escenas urbanas diferentes.

Buscar historias, reflejar tu propia visión en un medio tan incontrolable como es la ciudad es emocionante y engancha. Siempre lo noto en los ojos y exclamaciones de los asistentes a mis talleres. Es lo bonito de tenerlo todo al alcance de la mano, pero al mismo tiempo, tener que esforzarte para conseguirlo.

Próximamente visitaré Madrid (sábado 18 de julio) para ser aún más compositivo, el 25 de julio visitaré mi vecina Pamplona, y tras las vacaciones, el 29 de agosto regresaré a una ciudad que me apasiona como es Bilbao. Espero encontraros allí a muchos de vosotros :=)

Publicado por Rober Tomás

Fotógrafo y formador de Zaragoza.