En fotografía, menos es más.

Una de las frases que podría enmarcar, o incluso tatuarme llegado el caso. Y a partir de aquí, puedes aplicarlo a casi todo:

En fotografía, “menos es más”

Menos equipo para hacer más; menos retoque para obtener mejores fotos; menos peso para viajar más ligero; menos reglas y más imaginación; menos gastos en cámaras y más aprendizaje; menos complicaciones, mayor creatividad,…

Hace unos años, entró en mi cabeza el deseo de mejorar mis fotos. ¿Qué hice? Me cambié los dos objetivos “kiteros” de mi Nikon D60 y compré dos objetivos Tamron zoom de focal equivalente pero de mayor calidad, un 17-50mm y un 70-300mm. Más tarde, empujado por todo lo que leía sobre el 35mm, compré el 1.8 de Nikon aprovechando su buena relación calidad-precio. Y aún más tarde, enamorado de las focales fijas, adquirí un 50mm 1.8, también de Nikon. Y se me olvidaba, entre medio vendí mi vieja D60 por su equivalente actual, la D5300.

20160211_141358
Antes todo era más simple. Se conseguían resultados fantásticos con muy poco.

¿He conseguido hacer mejores fotos con todo este nuevo equipo?

Sinceramente, no. Hago mejores fotografías que antes porque he aprendido, me he formado, y me esfuerzo cada día haciendo ejercicios de todo tipo. Practico retrato, practico ráfagas, práctico fotografía callejera, paisajes, abstracciones, naturaleza, arquitectura, largas exposiciones, blanco y negro, color, técnicas con flash, etc… Y leo, y miro muchas fotos al cabo del día, absorbiendo, rellenando huecos, educando mi ojo de fotógrafo.

¿Entonces, no ha influido en nada toda la inversión en nuevo equipo?

Lógicamente, el disponer de mucho rango focal, excepto un gran angular en condiciones,  me ha permitido practicar muchos tipos de trabajos distintos. Pero al final, al cabo de muchas fotos, muchos ejercicios, pruebas o incluso encargos, me he dado cuenta que no necesito tanto para expresar mi visión de lo que fotografío.

Me encanta mirar en la web nuevas cámaras, nuevos objetivos, nuevos gadgets, pero al final, cuando se apagan las luces, yo solo quiero hacer fotos increíbles. ¿Y cómo lo consigo? Focalizando mis esfuerzos en crear mejores fotos y no en tener a mano todos los “por si acasos” del mundo, que a penas nunca utilizo.

DONDECAROL.INAUGURACION.TERRAZA.56
No todo el mundo tiene por qué tener razón, tenemos que decidir por nosotros mismos.

Cada día tengo mayor certeza que todo mi trabajo, personal y profesional, lo podría resolver con un 35mm y un 50mm. La primera lente te sirve tanto como angular como de excelente todoterreno. Lo mismo te sirve para un paisaje, para documentar una manifestación o un evento, como para hacer arquitectura. Y el 50mm…., el 50mm te sirve para ver, para captar la magia del momento, para documentar sin alterar la escena, para sentirte fotógrafo. Pero no hay que olvidar que ya se le considera teleobjetivo, y es genial para hacer un retrato, para capturar un detalle que necesites individualizar.

Todo es cuestión de distancias.

En mi mente tengo tan asimiladas estas dos distancias focales, que cuando veo una foto, sé que me encuentro a esa distancia. Si estoy más cerca, algo quedará fuera de encuadre, y si estoy más lejos, tal vez tenga que mirar más cerca o mover el culo y acercarme.

Cuando monto un 20mm siempre lo veo todo peor, no me siento cómodo acercándome tanto, veo la escena en mi mente y no la imagino en la cámara. Con un teleobjetivo como el 70-300mm me sucede algo curioso, siempre termino pasándome de focal y las fotos no me salen tan nítidas como debieran. No tengo medida entre estas focales, es cuestión de vista.

En resumen, este debería ser mi equipo.

Profesionalmente no me cierro a nada de lo que tengo porque al final, en el trabajo, todos los “por si acasos” son necesarios. Pero sé que me ceñiría casi exclusivamente a un flash, una cámara y a dos objetivos: 35mm y 50mm. Y esto, si me lo llevo más a lo personal, me quedaría solo con cámara y los dos objetivos.

Al menos, esa es mi forma de mirar en fotografía y, en general, en la vida.

 

Anuncios

8 thoughts on “En fotografía, menos es más.

  1. Que razón tienes.. Buen post!

    Me gusta

  2. Rober te sigo desde Uruguay muy buenos tus apuntes ,aprendo mucho contigo.Abrazo a la distancia.

    Me gusta

    1. Muchas gracias!! Saludos!!

      Me gusta

  3. Tengo una duda sobre tu post. Realizando fotos con las dos lentes fijas de 35 y 50mm y una nikon 5300 en realidad aplicas el factor de recorte de una cámara con sensor APS-C ¿no? Por lo que equivalentemente usarías otras medidas de lentes si usases una full frame.

    Me gusta

    1. Hola Miguel, cuando yo monto mi lente de 35mm en la Nikon sé que en realidad al mirar por el visor lo estoy viendo a 50mm, por lo que sé que no es un angular. Si necesitase un angular para obtener el equivalente clásico de 35mm tendría que montar una lente que de 24mm aproximadamente 😉 Esto sucede siempre por el tamaño del sensor. En FF esto no ocurre y cuando montas un 35mm y miras por el visor estas viendo 35mm. Saludo!

      Me gusta

      1. Lo sé, lo sé, era por tener claro que medidas consideras que más uso le das en FF. Yo también soy un enamorado de las lentes fijas. Saludos!!!

        Me gusta

      2. Jejje entonces no hay duda que el 35mm en APS-C y el 50mm en FF 🙂 El 50mm en APS-C lo uso para retratos y detalles, un buen tele corto 😉

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close